NUEVO: REVISION 2013 MAPA RUIDOS CASTELLON

Está a exposición pública la revisión del plan acústico municipal de 2007. Consulta los documentos pinchando en este enlace.

martes, 26 de abril de 2011

Granada. IU pide que se elabore un nuevo mapa de ruidos de la ciudad.

 

A raiz de la sentencia del Contencioso Administrativo nº 2 de Granada que ha anulado el mapa de ruidos de la capital, IU reclama al equipo de gobierno local que no recurra la sentencia y elabore un nuevo mapa de ruidos que se ajuste a la realidad de la contaminación acústica de la ciudad.

RadioGranada SER – 26-04-11

El candidato de IU a la alcaldía de Granada, Paco Puentedura, se ha hecho eco de las informaciones aparecidas en los medios que anuncian el rechazo del Contencioso Administrativo número 2 de Granada del mapa de ruidos de la capital granadina, aprobado por el Ayuntamiento de Granada en octubre de 2008, por lo que el mapa de ruidos debe retrotraerse al período de exposición pública que se abrió en 2008.


Ante este hecho, el grupo municipal de IU que, además, considera este mapa de ruidos ineficaz por no ajustarse a la realidad de la contaminación acústica de la ciudad, reclama al Ayuntamiento de Granada que no recurra la sentencia y que elabore un nuevo mapa de ruidos que tenga en cuenta los niveles de ruido en cada una de las calles, en lugar de hacer una media por distritos.

La sentencia, según informa Puentedura, establece que existieron grandes deficiencias a la hora de cumplir el período de exposición pública, que dictamina un plazo de 30 días para que las distintas asociaciones y colectivos puedan presentar alegaciones al mapa de ruidos. Es el caso de las alegaciones que presentaron en su momento la Asociación de Vecinos del Bajo Albayzín, Ciudadanos por Granada y Granada contra el Ruido, quienes pidieron la documentación completa del expediente del mapa de ruidos y no se les facilitó. Mediante un informe, avalado por expertos, dichas asociaciones exponían que el mapa de ruidos ofrecido por el Ayuntamiento de Granada presentaba deficiencias técnicas y no se atenía a la realidad, entre otras cosas, porque en lugar de tener en cuenta el nivel de ruido en cada una de las calles, se limitaban a crear una media por distritos, lo cual desvirtuaba la realidad. Además, tampoco se presentaba una diferenciación de niveles de intensidad entre calles peatonales y calles que albergan locales y bares.

Puentedura considera que el mapa de ruidos actual “es un mal instrumento y resulta ineficaz por no ajustarse a la realidad y por presentar datos demasiado positivos frente a otros informes que arrojan datos menos halagüeños”. Mientras que el mapa de ruidos aprobado por el Ayuntamiento, elaborado sobre 18.000 puntos de la ciudad, señalaba que sólo unos 20.000 vecinos sufrían condiciones de ruidos nocivos en la ciudad, otros estudios, como el aportado por la Asociación Granada contra el Ruido, indica que casi el 65% de los granadinos y granadinas están afectados por valores diurnos de ruido que superan el criterio de fuerte malestar y que casi el 80% está sometido a ruidos perturbadores del sueño, es decir, todos aquellos que superan los 30 decibelios.

El portavoz de IU en el Ayuntamiento de Granada concluye que los datos aparecen sesgados porque “se toma el tráfico como la actividad mayor generadora de ruido, sin tener en cuenta otras actividades que también resultan nocivas para el ruido como son el botellón y la situación de falta de control del ruido y vibraciones en muchísimos locales de ocio de la ciudad”.

Además, de que no se recurra la sentencia y se elabore un nuevo documento del ruido en Granada, el concejal de IU reclama al equipo de gobierno local que “se trate al ruido como lo que es: un residuo contaminante que hay que eliminar”. IU propone que se elabore un plan de medidas para reducir la contaminación acústica que pasen por iniciativas para la pacificación del tráfico, mayor control sobre el ruido que generan los locales de ocio y una sectorialización de la capital en función de las actividades que se llevan a cabo en las distintas zonas.